Democracia vulnerada

Medio: Mural.com
Sección: Opinión
Fecha de publicación: 11 de diciembre de 2009
Título: Democracia vulnerada
Autor: Isabel Sepúlveda

El destino nos alcanzó. Quienes pertenecemos a la generación que buscó librarnos de la dictadura blanda del PRI para tener un Gobierno realmente democrático, de fondo, no sólo de forma como el que tuvimos durante casi 70 años, estamos perplejos y decepcionados. Ahora tenemos democracia y alternancia de partidos en el poder. No se puede decir que estamos mucho peor, pero no hemos avanzado como creíamos ni alcanzamos el bienestar imaginado.
Lo que más duele: la pobreza no ha disminuido. Lo que más indigna: los partidos políticos han desviado el desarrollo de la democracia para convertirla en una partidocracia hecha a la medida de sus intereses. La criaturita “democracia” nos salió deforme, mañosa y, encima, con costumbres bastante vergonzosas. Y aquí estamos, los padres angustiados, viendo qué se puede hacer, porque, como todo progenitor amoroso, tampoco nos queremos deshacer de ella, sino ver cómo puede enderezar el camino.
¿Qué pasó?, ¿en qué fallamos?, ¿por qué no funciona como debería? ¿quién es responsable de su perversión?, ¿qué podemos hacer para revertir su vulnerabilidad frente a las tentaciones del dinero y del poder, su fragilidad ante el embate de poderes fácticos y monopolios públicos y privados?
Para contestar éstas y otras preguntas es fundamental la lectura del libro “México, una Democracia Vulnerada” (CIESAS, Porrúa, 2009), de los doctores en antropología social, Jorge Alonso y Alberto Aziz, el cual fue presentado en sociedad en la pasada FIL.
La obra no es complaciente. Más bien parece un relato de dolorosas visitas al sicoterapeuta social, donde se hace una revisión minuciosa y exhaus-tiva del estado en que se encuentra la democracia mexicana. Los autores, como buenos doctores investigadores, observan y comparan enfoques teóricos y hechos reales para darnos el hilo conductor que pueda explicar por qué la adolescente democracia, a sus casi 20 años, padece vicios que apenas le permiten caminar arrastrando los pies. Por qué, en palabras de Alonso y Aziz, no se consolida, no madura, pero tampoco se derrumba. Los autores nos ayudan a poner nombre a fenómenos sociales que observamos, pero cuesta trabajo identificar, y ya se sabe que una vez identificado el problema, la mitad está resuelto.
A través de una bibliografía extensísima, hurgan y examinan para ver por qué los actores políticos sufren tales transformaciones al ser parte del poder; por qué aquellos políticos y gobernantes honestos, con magníficas intenciones, quedan atrapados por el sistema de cuotas de poder y rebatinga por el dinero público, que se teje y sostiene con una corrupción que continúa infiltrada en los tres órdenes y niveles del Gobierno; cómo los organismos autónomos también han sido vulnerados por los partidos políticos, al convertir el nombramiento de sus consejeros en botín político y pago de favores.
Esta situación nos ha llevado a caer en la cuenta de una amarga verdad de Perogrullo: los panistas, priistas, perredistas y demás miembros de partidos sanguijuelas que mantenemos a todo lujo con nuestros impuestos, llevan con nosotros un apellido común: mexicanos. Así, el problema se vuelve colectivo. Es también nuestra responsabilidad arreglar el problema, enderezar nuestra obra común, la democracia mexicana, y convertirla en una en verdad representativa, al encontrar su eslabón perdido: la conexión entre representantes y representados.
El modelo democrático y su práctica dependen de la madurez cívica de los habitantes; de su acatamiento de las reglas y la exigencia de sus derechos, y de vigilar que nadie tenga privilegios a costa de estos o de su dinero.
Éste es uno de los fundamentos de la efectividad administrativa y la calidad de vida que admiramos en los países avanzados. Este libro sirve también para revisar quiénes detentan privilegios y cómo el sistema los mantiene.
“México, una Democracia Vulnerada” es, en resumen, una profunda reflexión de una generación que desea explicarse cómo llegamos a esta situación, para poner en alerta y transmitir la experiencia a las nuevas generaciones.

El artículo solamente está disponible por suscripción en el sitio web del periódico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: