Consulta los videos de la conferencia sobre El mando único de la policía

Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

XIII Videoconferencia Temática para medios de comunicación

Tema: El mando único de la policía

BOLETIN DE PRENSA

 

Miércoles 10 de noviembre de 2010

“La iniciativa de Mando Único de la Policía debe ser replanteada y ofrecer respuestas integrales contra la inseguridad en México, señalan investigadores de los CPI-Conacyt”.

La iniciativa de reforma constitucional para establecer el Mando Único de la Policía en México requiere replantear el modelo del esquema policial del país e incluir la atención a los factores sociales, políticos y económicos que inciden en el fenómeno delictivo, en virtud de que es una política pública que debe atender de fondo los problemas internos de las corporaciones policiacas, y las raíces de la incidencia delictiva, coincidieron en señalar académicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), durante la XIII videoconferencia que para los representantes de los medios de comunicación organizaron los Centros Públicos de Investigación (CPI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en las instalaciones del CIESAS.

 

Foto: Ana Frías
Dra. Elena Azaola (CIESAS-DF) y Mtro. Juan Salgado (CIDE)

El Mtro. Juan Salgado, profesor de la División de Estudios Jurídicos del CIDE, explicó las distintas reformas que desde el Poder Legislativo se han concretado con el fin de mejorar la actuación de las instituciones encargadas de atender los problemas de seguridad pública del país, así como las iniciativas que se encuentran pendientes de aprobación, algunas de las cuales distan de construir un modelo policial acorde con un sistema democrático, ya que en algunos casos resultan inoperantes, están sustentadas en criterios de carácter político que limitan su continuidad, transforman las amenazas externas en amenazas internas, implican afectaciones a los derechos humanos y no son claras en sus reglas de procedimientos.

El académico del CIDE, quien ha participado en proyectos de investigación sobre Derechos Humanos, resolución no violenta de conflictos y seguridad pública en México y Europa, así como en la región del África sub-Sahariana, refirió que la iniciativa federal de Mando Único Policial es útil para evitar la descoordinación que prevalece en las corporaciones policiacas, sin embargo, no propone la conformación de un nuevo modelo policial, por el contrario, tiende a centralizar el don de mando en las administraciones estatales, en detrimento de los atributos a los gobiernos municipales y en violación a los principios de corresponsabilidad y subsidariedad, cuyos mecanismos de operación en el proyecto enviado a la Cámara de Senadores son poco claros, y que implican modificaciones a los artículos constitucionales 21, 115 y 116.

El Mtro. Salgado afirmó que habría que preguntarse qué leyes secundarias tendrían que elaborarse para que los nuevos mecanismos de cooperación no incurran en alguna arbitrariedad. Asimismo, estableció que los retos de las policías son complicados, en tanto requieren de reformas que les permitan operar bajo plataformas de información eficientes, se transparente la rendición de cuentas, se fortalezca los controles internos y externos contra la corrupción, se fomente el respeto de los derechos humanos, y se creen mecanismos de acreditación más sólidos y no sólo de control de confianza, donde haya responsabilidades institucionales más que individuales. Afirmó que debe desplegarse una fuerza policial más proactiva e inteligente, enfocada en resolver problemas y no en “apagar incendios”.

Por su parte, la Dra. Elena Azaola del CIESAS-DF refirió que la propuesta de Mando Único de la Policía, respaldada por la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), se construyó con base en la fragilidad de las policías municipales en muchas ocasiones penetradas por el crimen organizado, sin considerar que esta situación también afecta a otras instituciones de seguridad e impartición de justicia, y sin garantizar que la infiltración del crimen organizado se presente en las treinta y dos policías estatales que quedarían instaladas en caso de ser aprobado el proyecto.

La doctora en antropología social por el CIESAS y psicoanalista por el Círculo Psicoanalítico Mexicano, cuestionó que sean los funcionarios en turno los encargados de designar a los responsables de la seguridad pública, que en algunos casos carecen de una trayectoria y formación sólida en este campo, por lo que los efectivos no pueden apegarse a un servicio civil de carrera que les permita ascender por méritos propios, además de que requieren una capacitación que revierta su mala imagen. Indicó que 80% de los elementos policiacos está destinado a atender el tránsito y el orden, representando el rostro del Estado con el cual los ciudadanos diariamente tienen contacto, por ello dicha iniciativa necesita mayores soportes.

La Dra. Azaola planteó la necesidad de que la propuesta de Mando Único de la Policía parta de un diagnóstico profundo que dé respuesta al problema delictivo del país, y más aún a los conflictos internos de las distintas policías, incluso, advirtió, no se observa claridad en la atención a éstos, ni si estas nuevas reformas garantizarán al ciudadano la resolución del problema delicuencial. Insistió en que es necesaria la conformación de una base de datos uniforme para todas las corporaciones, que las políticas de seguridad sean integrales al incorporar el acceso a vivienda, salud y educación, y que se apoye mejor a las policías municipales y no restándoles el mando.

El Dr. Vicente Sánchez, investigador de El Colef, quien cuenta con un doctorado en Estudios de América Latina y una especialidad en Ciencia Política por el Instituto Universitario Ortega y Gasset y la Universidad Complutense de Madrid, comentó que esta iniciativa deriva de los problemas de coordinación de las distintas policías que convergen en el país, el clima de violencia extrema e inseguridad y la búsqueda de efectividad en las acciones contra el crimen organizado. Asimismo, aludió al interés político de los gobernadores por asumir el control de la policía y cómo los cambios estructurales efectuados en algunas corporaciones como la Policía Federal Preventiva (PFP) y la Policía Judicial Federal (PJF), entre otras, no han tenido el éxito esperado.

El académico del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colef informó que conforme a la información oficial, 65% de los municipios del país cuentan con cuerpos de policía con menos de treinta agentes; cuatrocientos municipios carecen de policías y doce de las treinta y dos entidades no tienen policías en todos los municipios. Asimismo, 80% de los homicidios atribuidos al crimen organizado se registran en 162 municipios, y seis estados registran 54% de esos homicidios, lo que refleja que menos de 1% de los municipios del país está afectado por el crimen organizado en su expresión actual y fue con base en la actuación de las policías municipales que se tomó la decisión de implementar una nueva reforma, cuando pudieran tomarse medidas más contundentes y coordinadas entre las distintas instancias de gobierno.

El Dr. Sánchez comentó que en el caso específico de Tijuana, Baja California, la instalación de mandos militares en la policía municipal contribuyó a fortalecer la cultura policial en los rubros de disciplina, respeto a las jerarquías y mejor coordinación con la consecuente detención de líderes del narcotráfico, no obstante, sus formas de operación se han transformado en ser más reactivas, lo que ha afectado los derechos humanos y las acciones de patrullaje, ya que algunos policías han denunciado violaciones a sus garantías individuales, por lo que ampliar este modelo al ámbito nacional implica riesgos de autoritarismo, a la vez de que es probable que la centralización del Mando Único Policial no funcione y se recurra a la militarización de los mandos, y que los gobiernos estatales aprovechen este nuevo espacio de poder para presionar a los gobiernos municipales que no emanan de su misma filiación partidista.

Los académicos de los CPI del Conacyt apuntaron que si bien esta propuesta del ejecutivo federal no está encaminada hacia el autoritarismo, es un resultado que se puede obtener al reforzar el centralismo. Además, en otras modificaciones de ley en las que se ha involucrado a los tres ámbitos de gobierno, éstos no han respondido a cabalidad con los requerimientos, siendo necesario un cambio sustantivo ante el clima de pánico moral en que vive la ciudadanía, y que la orilla a respaldar medidas que implican un recorte de derechos en un sistema democrático.

Se puede acceder a esta videoconferencia a través de los videos de El Colef instalados en Youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=FslYEAx1eeQ

http://www.youtube.com/watch?v=JrzvI4FBtto

http://www.youtube.com/watch?v=Si8I2U1J9ug

http://www.youtube.com/watch?v=Wq7Yt6dK7AY

Coordinación de Difusión

Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)

Calle Benito Juárez No. 222, Colonia Tlalpan Centro,

C.P. 14000, México, D.F.

Conmutador 54 87 35 70 ext. 1344 y 1335

E-mail: prensa@ciesas.edu.mx

comunicacion@ciesas.edu.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: