Sjalel kibeltik. Sts´isjel ja kechtiki’. Tejiendo nuestras raíces

23 agosto 2011

Resultados de la mesa Usurpación y Folklorización realizada en el IX Congreso de Estudios Mayas celebrado del 2 al 5 de agosto de 2011 en la Universidad Rafael Landívar, Guatemala

 En esta mesa se abordó la complejidad que se plantea para 2012, por la usurpación del sentido que el Oxlajuj B’aqtun tiene para los pueblos mayas en particular y para los mesoamericanos en general. Uno de los efectos ya constatables es la folklorización que diversos actores están generando y el desarrollo de iniciativas que tienen un común denominador: desaparecer en ella a los pueblos vivos que encarnan el horizonte civilizatorio maya mesoamericano, a la vez que eufemizar las luchas contemporáneas por su emancipación y por una vida en condiciones sociales de dignidad.  

La disyuntiva entre lo propio y lo ajeno que plantea el análisis de la usurpación y la folklorización, se discutió bajo los siguientes ejes temáticos:

1. Teoría propia: ¿Cómo la teoría del control cultural, de arraigada tradición en la antropología mesoamericana, especialmente la mexicana, aporta insumos para un planteamiento del Oxlajuj B’aqtun 2012 que enganche con el proceso histórico de largo tiempo en Centroamérica y México?

2. Discusión internacional: ¿Qué se discute desde las antropologías europeas y estadounidenses respecto al control total de imaginarios sociales e ideologización, políticas que implementan sus sociedades frente a las nuestras, siendo un ejemplo de ello la usurpación y folklorización del Oxlajuj B’aqtun?

3. Intraculturalidad: ¿Cómo se está discutiendo el trasfondo e implicaciones ideológicas del Oxlajuj B’aqtun entre mayas?

4.  Dinámica social contemporánea: ¿Qué implicaciones tiene el Oxlajuj Baqtun para la coyuntura guatemalteca que se inicia el año 2012?

La mesa se llevó a cabo el 3 de agosto de las 17:15 a las 18:45 h. En ella la Dra. Xochitl Leyva Solano(CIESAS-Sureste) presentó la ponencia “Re-pensar lo propio y lo ajeno desde Kibeltk (la raíz), O’tan (el corazón) y la Co-razón”. Ella piensa de nuevo la experiencia de: Sjalel kibeltik. Sts´isjel ja kechtiki’. Tejiendo nuestras raíces. El libro con material audiovisual presentado un día antes por los miembros de la RACCACH (Red de Artistas, Comunicadores Comunitarios y Antropólog@s de Chiapas).

Ambas presentaciones son inseparables. En la primera, los siete representantes de la RACCACH que nos honraron con su presencia en este IX Congreso de Estudios Mayas, hablaron de lo que para ellos significó su obra: un intenso viaje a las raíces de lo propio desde su vivir la contemporaneidad de un mundo complejo y difícil, especialmente para los mayas tseltales, tsotsiles y tojolabales.

Todos los autores de dicha obra nos mostraron sus vidas y el ser semillas de una interculturalidad creativa, pero no por ello menos dolorosa. El libro de la RACACH tocó hondo la realidad mesoamericana, iluminada también por ojos de otras latitudes, porque Alemania, Japón, el México central, también se funden en el ADN del nuevo milenio que se prefigura en el texto, las voces y las imágenes de una interesantísima obra creada como un texto polifónico, intercultural, pletórico de los colores de Mesoamérica, la real, la que existe, la que se está viviendo. Luego, en su ponencia Xochitl nos explica que la obra también abona el debate sobre la autorepresentación y la autonomía en tiempos de crisis civilizatoria y del sistema mundo moderno/colonial y capitalista.

El libro resulta así, un proceso dialogado que permitió a sus autores reconstruirse desde la razón y el co-razón, desde el hacer decolonial y no sólo desde el pensar decolonial, visibilizando, a su vez, el arte de los pueblos originarios de Chiapas.

Por su parte la Mtra. Luz Helena Hernández presentó la ponencia “Investigación y conocimiento desde los pueblos indígenas: luz en el nuevo período maya”. Luz Helena nos relató sus experiencias como promotora de alto nivel de los procesos de producción de conocimientos endógenos en la región centroamericana.

Procesos en donde ella y desde distintas instancias, ha apoyado y observado de cerca esa obra de investigación de los pueblos originarios y afrodescendientes de Abya Yala. Basándose en su experiencia ella muestra algunas de las características que tienen ese tipo de investigaciones, las formas en que se están realizando, las dificultades que viven quienes se lanzan a ese proceso y algunos de los productos y resultados del trabajo de los investigadores endógenos de Centroamérica. Luz Helena vincula ese proceso con el inicio del nuevo ciclo del Oxlajuj B’aqtun y augura la realización de nuevas y más amplias obras de investigación en esta ruta por la emancipación del conocimiento.

El arqueólogo Diego Vásquez Monterroso presentó la ponencia “2012 o la dialéctica entre regresión y emancipación”. Diego ofreció un recorrido por la información y las fuentes que sustentan la construcción significativa del Oxlajuj B’aqtun. Revisa seriamente fuentes arqueológicas y datos epigráficos, analizando las principales versiones e interpretaciones que los investigadores mayistas han desarrollado sobre el Calendario de Cuenta Larga. Su planteamiento se centra en la crítica de ciertas interpretaciones sobre dicho calendario, las cuales omiten aspectos importantes tales como la función legitimadora de las élites prehispánicas que dichos calendarios contenían. Diego cuestiona, a su vez, la idea del fin de una era y la versión de un renacimiento que ignora las contradicciones, las diferencias y los sufrimientos del pasado. El problema principal, en esta lógica, es que al ignorar las contradicciones reales de una sociedad viva, también se eufemizan e ignoran las luchas por la emancipación y la transformación en el seno de las sociedades prehispánicas. Diego entra, con esta ponencia, al debate contemporáneo sobre ideología, que urge hoy en día en Guatemala.

Finalmente la Aj Sikol na’leb’[1] Lucrecia Jaqolb’e García, envío una ponencia titulada “El Chemb’il en Kabaw’il: el inicio de nuestro tiempo”. No obstante la investigadora se excusó de presentarla personalmente por quebrantos de salud, en su ponencia Lucrecia presentó una bitácora de su experiencia durante los últimos 10 años, en los cuales se ha centrado en la investigación así como en el acompañamiento político y la docencia con grupos de mujeres rurales en Guatemala. Su bitácora deja ver el apasionante recorrido de una mujer maya mesoamericana, quien ha desarrollado y aplicado en la práctica una perspectiva intercultural, crítica y transformadora de la realidad social. Nos parece relevante la construcción teórica del Chemb’il y su relación con el Kabaw’il, en lo que resulta una compleja construcción conceptual realizada en el contexto de un diálogo intercultural profundo con la ciencia social occidental. Sobre todo llama la atención que su punto de vista no surge en el contexto de los debates académicos en boga, sino en el crisol de intensos procesos de transformación de la realidad social, en donde centenares de mujeres rurales viven complejas relaciones interétnicas que, a la vez, se encuentran imbricadas con luchas por la justicia social y por su propia emancipación como mujeres.

Dr. Sergio Mendizábal

Coordinador de la Mesa y Director del Instituto de Estudios Humanísticos de la Univerdad Rafael Landívar de Guatemala.


[1] Aj Sil na’leb’: buscadora de conocimiento y sabiduría en idioma q’eqchi’.

Anuncios

Crisol de lenguas. Celebrando la diversidad lingüística

23 febrero 2011

En el blog Con ciencia de El Universal, el Dr. José Antonio Flores Farfán (CIESAS-DF), comparte su opinión sobre la importancia de preservar la diversidad lingüística de México.

Te invitamos a conocer este artículo en el link:

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle13348.html


Efectivo a la mano. Transferencias de efectivo condicionadas en AL

12 noviembre 2009

Recientemente la cadena inglesa de televisión BBC difundió un programa de debate dividido en dos capítulos sobre las transferencias de efectivo condicionadas en América Latina y su efectividad en diversos países. En la realización de ese programa fue entrevistado el Dr. Felipe Hevia de la Jara, investigador del CIESAS-Golfo, quien planteó sus ideas sobre la efectividad del Programa Oportunidades.

La nota y el video del reportaje fueron publicados en el sitio web del Banco Mundial pero hemos transferido el texto y el video desde Youtube en esta entrada de nuestro blog de noticias. Los segmentos de video se encuentran al final de esta nota.

Hora estelar para Programas de Transferencia de Efectivo Condicionadas en América Latina

29 de octubre de 2009.- Una nueva forma de combatir la pobreza se extiende por el mundo en desarrollo. Las transferencias en efectivo condicionadas (CCT, por sus siglas en inglés), que comenzaron en América Latina a mediados de los años noventa, entregan a las familias pobres dinero en efectivo con la condición de que lo gasten en salud y educación para sus hijos.

Entre 2003 y 2008, 60 millones de personas lograron salir de la pobreza en América Latina y el Caribe. Muy pocas épocas, o tal vez ninguna, han registrado tamaño avance en tan corto tiempo y las CCT han desempeñado una importante función en este proceso.

En agosto de 2009, BBC World News transmitió una serie en dos partes llamada “Efectivo a la mano” que incluye un documental y el debate posterior, sobre la importante función que cumplen los programas de CCT en el objetivo de reducir la pobreza y la desigualdad y mejorar los resultados en desarrollo humano en América Latina y el Caribe.

‘Efectivo a la Mano’ examina los resultados y desafíos que enfrentan estos programas en México, Colombia, Brasil e incluso Nueva York , donde fue instituido por el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg en 2007, tras el éxito de ‘Oportunidades’ en México. Oportunidades asiste en la actualidad a 25 millones de personas –la cuarta parte de la población del país- y desde su fundación hace más de una década, la matrícula de escuela superior ha subido en 33%, al tiempo que la tasa de deserción escolar cayó en 20%. Entretanto, la atención médica preventiva -clave para reducir las enfermedades- ha crecido en un 35% en todo el país.

El estreno del documental para la comunidad internacional, patrocinado por el Banco Mundial, tuvo lugar el miércoles 28 de octubre en las oficinas centrales de la institución en Washington, DC, evento que contó con la asistencia de las principales autoridades del Banco y otros funcionarios multilaterales.

El discurso central estuvo a cargo del invitado especial, Santiago Levy, vicepresidente de sectores y conocimiento del Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID), a quien se le atribuye haber iniciado Oportunidades durante su administración en México. Durante su discurso, Levy explicó lo que significó para él participar en el documental de la BBC y el posterior debate, y explicó su visión sobre los posibles éxitos y desafíos que enfrenta la próxima generación de CCT.

“Recibí una llamada de la BBC por el mismo tiempo que Helena recibió la propia y aún estoy esperando mi contrato, al igual que helena, porque esto nos está haciendo famosos a nosotros y el programa”, dijo Levy bromeando.

“En una nota más seria, es realmente bueno que la BBC haya decidido realizar este importante filme. Lo que muestran doce años de experiencia acumulada en América Latina, así como en otras partes del mundo, es que los programas CCT son posibles a través presupuestos y que es importante diseñar un programa que ayuda a la gente pobre, a quienes servimos”, agregó Levy.

La presentación general estuvo a cargo de Pamela Cox, vicepresidenta para América Latina y el Caribe del Banco, gracias a lo cual el público obtuvo un panorama general de la cooperación Banco Mundial-BID en el desarrollo y ejecución de los programas de CCT y de las principales tendencias que darán forma al futuro de esta iniciativa en la región de ahora en adelante.

“Las proyecciones realizadas por el Banco Mundial hasta la fecha indican que la crisis empujará a la pobreza a unos ocho millones de latinoamericanos, es decir, personas que deberán vivir con menos de US$4 diarios. Pese a ser una cifra que da que pensar, los indicios preliminares sugieren que las CCT han mitigado el impacto de la crisis”, sostuvo Cox durante sus palabras inaugurales.

“También nos hemos ocupado cada vez más de complementar las redes de protección con inversiones destinadas a reducir la desnutrición y garantizar el acceso de los pobres a servicios sociales y de desempleo. El Banco Mundial lleva respaldando programas de redes de protección durante más de 10 años y en la mayoría de los países de la región, esto se ha llevado a cabo a través de operaciones de inversión, programas de estudio y asistencia técnica no financiera”, concluyó Cox.

Este innovador documental fue producido por Robert Lamb, director de One Planet Pictures, quien se mostró interesado en captar los aspectos esenciales de los programas de reducción de la pobreza en los países en desarrollo, según dijo Sergio Jellinek, gerente regional de comunicaciones del Banco, para explicar la génesis del film. “El Banco Mundial se mostró encantado de poder aportar al concepto general del documental y el debate posterior, y aportó sugerencias para resaltar los logros y los desafíos de los programas de CCT en Brasil, Colombia y México”, concluyó Jellinek.

A diferencia de los programas tradicionales de dádivas gubernamentales, esta popular iniciativa para luchar contra la pobreza, la que se ha extendido por toda América Latina e incluso llegó a Nueva York, exige a las familias mantener a los niños en la escuela, llevarlos a controles médicos regulares y vacunarlos contra las enfermedades.

Los programas de CCT han adoptado diferentes nombres – Bolsa Familia (Fondo Familiar) en Brasil y Oportunidades en México, los países más populosos donde funcionan– y se rigen por diversas reglas dependiendo del país. Los analistas sostienen que se han transformado en el programa más fructífero para combatir la pobreza en muchos años porque exigen a los pobres hacer algo significativo y factible de medir a cambio de recibir la ayuda del Estado.

“La mitad de la población del mundo y una tercera parte de los pobres vive en países de ingreso mediano”, sostiene Helena Ribe, gerente de protección social para la región del Banco durante la sección de preguntas y respuestas en el estreno realizado en Washington. “Las crisis macroeconómicas han moldeado las políticas de redes de protección en muchos de estos países y varios de los programas de este tipo que se aplican en este momento comenzaron como iniciativas para reducir los impactos de anteriores crisis. La mayor parte de la volatilidad en el financiamiento para redes de protección está en los países del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Esto refleja su mayor exposición a las crisis mundiales y la presencia de programas que pueden ser ampliados en situaciones de stress. El (BIRF). per se funciona como una red de protección ya que ofrece financiamiento para programas en situaciones de crisis fiscales” subraya Ribe.

El ejercicio económico de 2009 fue un año particularmente activo, ya que las redes de protección se pusieron en marcha y se expandieron en respuesta a la crisis económica mundial. En este mismo ejercicio, se aprobaron alrededor de US$2.700 millones para programas de este tipo, con el fin de proteger a los habitantes más vulnerables con transferencias en efectivo condicionadas, asistencia en especies y obras públicas, todo lo cual logró beneficiar a los pobres y vulnerables de muchos países beneficiarios del BIRF, entre ellos México Colombia, Argentina, El Salvador, Guatemala, Indonesia, Polonia y Macedonia. Por ejemplo, en el año fiscal 2009, el BIRF inyectó fondos para redes de protección en México (US$1.500 millones para su programa de CCT llamado Oportunidades), Argentina (US$440 millones para dos programas de apoyo al ingreso), Colombia (US$318 millones para la red de protección social) y Polonia (US$221 millones para mitigar los costos sociales de la crisis económica como parte de un préstamo completo para políticas de desarrollo por un monto de US$1.300 millones).

“He trabajado en esta área durante más de 30 años en todas las regiones del mundo”, expresó Ribe, del Banco Mundial. “Este es el único (programa) que funciona. Ha demostrado que se puede llegar a los pobres hoy y ayudarlos a mejorar sus oportunidades para el resto de la vida”.


Los indígenas frente al sistema de impartición de (in)justicia

19 octubre 2009

La Dra. María Teresa Pardo Brügmann, investigadora del CIESAS-Pacífico Sur, nos comparte este texto en el que refleja las difíciles oportunidades que tienen los indígenas para ejercer una defensa justa ante una acusación penal. El artículo fue publicado previamente en el boletín Ichan Tecolotl que edita el CIESAS, (núm. 230, octubre 2009, pp. 16-17) pero esta versión contiene una actualización de la condición jurídica en la que se encuentra el protagonista de esta historia.

LOS INDÍGENAS FRENTE AL SISTEMA DE IMPARTICIÓN DE (in)JUSTIA

Ma. Teresa Pardo Brügmann. Investigadora del CIESAS Pacífico Sur

“…que yo fuera, entonces  sí estuviera aquí; así aquí estaría,  pues.”

(Santiago Jiménez Cruz, 13.03.04)

Con estas palabras me recibió el Sr. Santiago Jiménez Cruz, el día sábado 13 de marzo del 2004 que fui a visitarlo al Penal de Ixcotel. Con esta frase lo que él quería expresarme es que si él hubiera cometido los delitos que se le imputaban (portación de armas de fuego, intento de homicidio y robo), entonces él aceptaría estar en la cárcel, porque así es como debería de ser.  En términos performativos la frase también puede transcribirse como: yo no acepto estar en la cárcel (yo no entiendo porqué estoy aquí) porque yo no cometí los delitos por los cuales se me acusa y no acepto-comprendo la situación que devino de este agravio a mi persona. Situación de agravio e injusticia en la que el lector podrá  adentrase a lo largo de este escrito.

Conocí, por primera vez,  al Sr. Santiago el día 30 noviembre del 2003, cuando por petición de la Procuraduría de Defensa del Indígena -a solicitud del visitador general de la Comisión Estatal de Derechos Humanos- fui requerida como perito en lingüística para realizar un dictamen sobre el grado de manejo del español de este sujeto  y evaluar su capacidad para interactuar correctamente  en este idioma durante su proceso penal. El peritaje fue entregado el 9 de febrero del 2004, demostrando que este sujeto no era apto para ser procesado en español y que requería de un intérprete.

El Sr. Santiago es un indígena chatino,  originario del municipio de Santiago Yaitepec, tenía 26 años cuando se realizó el peritaje y se ocupaba en el oficio de la albañilería en el municipio vecino de San Juan Quiahije.  Es padre de cinco hijos -el último nació cuando él ya estaba preso-  y era el único sostén económico de su propia familia, así como de sus suegros y su cuñado.

El Sr. Santiago fue aprehendido el 29 de agosto del 2003 en  el pueblo de Juquila y durante el momento de su detención  recibió un balazo en la pierna derecha. Al poco rato se quedó inconsciente y fue trasladado al hospital civil de la ciudad de Oaxaca. Ahí le amputaron la pierna. A los dos días fue encarcelado en el Penal de Ixcotel, lugar en el que todavía se halla recluido; esperando por más de cinco años a que el juez dictara su sentencia.

Según las palabras del  Sr. Santiago los hechos ocurridos durante aquel 29 de agosto acontecieron así: aquel día,  el Sr. Santiago Jiménez Cruz  se encontraba en Juquila para trasladarse a la ciudad de Oaxaca, ahí se encontró con  un amigo que manejaba un taxi (un vehículo de   pasajeros) y el Sr. Santiago le pidió un  “aventón” a Oaxaca. El amigo le dijo que sí, pero que iban a llevar un pasaje especial. Mientras el “pasajero desconocido” llegaba, el Sr. Santiago fue a comprarse un refresco a una tienda cercana y al poco rato su amigo pasó por él. El pasajero -hasta ahora desconocido por todos, también por las autoridades competentes- ya se había subido al vehículo y había puesto su maleta en la parte trasera del auto. Al poco tiempo de haber arrancado el vehículo, los empezó a perseguir  una camioneta de la policía ministerial  y el pasajero susodicho se bajó del vehículo cuando éste todavía estaba en marcha y se echó a correr. Cuando el vehículo finalmente fue detenido, frente al asombro y la angustia del chofer y del Sr. Santiago, la policía revisó la maleta del “pasajero desconocido” y encontró dos pistolas.  Como resultado de tal acontecer, el  chofer y Santiago se asustaron y también se echaron a correr. Al poco tiempo alcanzaron a detener al chofer -quien fue recluido en el Penal de Juquila- y como no alcanzaban a Santiago le aventaron un balazo, quién como hemos dicho quedó inconsciente con una bala en la pierna, siendo trasladado posteriormente al hospital civil de Oaxaca donde le amputaron de la rodilla para abajo y después de dos días de esta operación quirúrgica mayor fue llevado preso al penal de Ixcotel.

El  Sr. Santiago me dice que se acuerda que la bala sólo le atravesó el músculo y no entiende porqué le amputaron la pierna. Sin embargo, él estaba inconsciente y aunque hubiera estado consciente quizás de nada le hubiera servido porque,  desafortunadamente, para la mayoría de la sociedad oaxaqueña  los indígenas siguen siendo ciudadanos de segunda, más aun cuando “ni siquiera saben expresarse correctamente en español”. En la actualidad el juez ya  ha dictado su sentencia. La pena consignada ha sido de 16 años y 9 meses por los delitos  de asalto y robo.  En el Código Penal el asalto se consigna  para aquellos casos en los que sin motivo justificado se haga uso de la violencia sobre una persona, siendo un agravante si ésta se ejerce en un paraje solitario. ¿Pero cómo pensar que hubo violencia en un paraje solitario cuando el inculpado ya estaba tendido en el suelo por el disparo? Es evidente que el Sr. Santiago no contó con una buena defensa, que su proceso se  extendió más allá de lo debido y que a lo largo del procedimiento los hechos se complicaron y desvirtuaron, porque mientras que los indígenas son detenidos (en situaciones casi siempre violentas) quedando coartados de su libertad durante el tiempo que dura su proceso, sus agresores quedan libres y con manga ancha para armar sus coartadas.

Hasta marzo del 2004 no se había podido comprobar la culpabilidad del Sr. Santiago como asaltante, pero al poco tiempo aparecieron dos testigos presentados por el agente que le disparó que estaban dispuestos a atestiguar esta condición. El Sr. Santiago pidió un careo con estos dos testigos, pero con una serie de argumentos de carácter burocrático no le permitieron este careo. Sin embargo, la presencia de estos dos testigos se vino a sumar a su expediente penal.

No es el caso de este artículo demostrar la inocencia o no del Sr. Santiago. Sin embargo, no se requiere ser muy versado en la materia para suponer su inocencia en el caso de intento de homicidio, ya que este delito se le fincó durante el momento de su detención. Según su propio expediente, las dos armas registradas se encontraban dentro de la maleta del “pasajero desconocido”  y los balazos acontecidos durante tal evento fueron los que impactaron la pierna del ahora acusado. Con respecto a los delitos de asalto, al parecer la población de Juquila había denunciado la presencia de una banda de asaltantes en la región y por ello se había instaurado un cuerpo policiaco. Tendría varios argumentos para decir que el Sr, Santiago no pertenecía a esta banda de asaltantes, pero por ahora mi pregunta es: ¿tiene la justicia el derecho de quitarle a uno una pierna y recluirlo por seis años en un penal sin que uno entienda su proceso, por más delincuente que uno sea?

Las causas de su detención,  objetables o no, y cuya casuística si es bien objetable en términos de cualquier reglamentación de los derechos humanos fundamentales, para el Sr. Santiago sólo se traducen en una pérdida total de su libertad para:

  • hablar, en tanto que posee un dominio insuficiente del español que no le permite defenderse en el ámbito jurídico y que tampoco le permite relacionarse con los otros presos de Ixcotel.
  • defenderse, en tanto que no posee los mecanismos (socioeconómicos, lingüísticos y culturales) para interactuar equitativamente dentro de nuestro sistema de impartición de justicia.
  • caminar, en tanto que tiene que trasladarse con muletas.

Hasta el presente, el Sr. Santiago lleva seis años recluido; llevando a cuestas la pena de no comprender el porqué de su reclusión y mucho menos las oportunidades para defenderse y tener la esperanza de salir pronto de ahí.  A ello hay que agregar,  la pesadumbre que le acongoja por no poder mantener a su familia, así como de no poder verla frecuentemente. Es evidente que las consecuencias de los hechos devenidos a partir del momento de su aprehensión lo han situado  como  un preso físicamente amputado y comunicativamente lisiado para defenderse e interactuar equitativamente con los otros reos.

El actual estado físico de este preso indígena  es indignante, su estado emocional es alarmante. Con una evidente cara triste en la que a veces se observan apenas chispazos de indignación, el Sr. Santiago me expresa, mediante su muy particular uso del español, su consternación al no entender porque está ahí, ni tampoco el porque de todos los hechos que le acontecieron. Ha optado por mantenerse bastante aislado dentro del penal y poco habla con los otros reos. Durante mi segunda visita, después de una larga espera,  lo tuvieron que ir a buscar porque no escuchó su nombre por el altavoz, “tan poco me visitan” –me dijo- y es que el pasaje de Yaitepec a Oaxaca es bastante caro y sus parientes no tienen el dinero para  trasladarse.

Hasta diciembre del 2008, el Sr, Santiago Jiménez Cruz desconocía la situación y avances de su proceso, aunque sus supuestos abogados “defensores” le aseguraban  que muy pronto saldría. ¿Cómo es posible que si la propia Comisión Estatal de Derechos Humanos fue la que requirió el peritaje lingüístico, no haya mantenido el seguimiento del proceso y, a su vez, no haya solicitado un peritaje médico para fincar las responsabilidades de los culpables? Personalmente en varias ocasiones me comuniqué con la Procuraduría de Defensa del Indígena y con la Comisión para pedir este seguimiento, pero mis peticiones no tuvieron efecto. 

Por ahora, el Sr. Santiago Jiménez Cruz ya tiene 31 años, ha sido sentenciado por un delito que no cometió y tendrá que estar preso diez años más. Por considerar este  caso como un ejemplo más del sistema de impartición de injusticias al que son sometidos los indígenas oaxaqueños me he acercado al Centro Profesional Indígena de  Asesoría, Defensa y Traducción (CEPIAT) con la finalidad de analizar si todavía se puede ejercer algún tipo de justicia en este caso.